Previa temporada 2017-2018: Una era de ilusión

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

En apenas un mes la temporada 2017-2018 dará comienzo y con ella un era de ilusión que ahora inunda Philadelphia. La temporada que Joel Embiid y Dario Saric tuvieron en 2017, la llegada de Markelle Fultz y el debut en la liga de Ben Simmons, dejan a los Sixers en un punto de partida para lograr grandes cosas.

Ya han pasado algunos años desde que los Sixers no están en disposición de acceder a los playoffs y la espera ha sido larga para los fans. Ahora todo el mundo coincide en que esta temporada este equipo podrá luchar de principio a fin por ese objetivo, si la salud acompaña a nuestros jugadores.

Y el primer motivo de optimismo viene de la mano de tres veteranos que recientemente han sido elegidos entre los 100 primeros jugadores de la NBA, según la revista Sports Ilustrated.

Por un lado tenemos a Joel Embiid, que el año pasado nos mostró grandes sensaciones y un poderío en el juego interior que no se veía en la NBA desde hacía tiempo. Sin duda, el pívot africano podría marcar una época en la mejor liga del mundo y en los Sixers, si las lesiones le respetan, ya que la pasada temporada tan solo pudo completar 31 partidos de temporada regular, tras una lesión.  Pero la temporada de su debut fue de lo más ilusionante para todos.

Luego está la llegada al equipo de J.J. Redick, que procedente de los Clippers, aportará calidad y veteranía al equipo de Philadelphia. Fue un logró del equipo en la agencia libre y viene a elevar el nivel competitivo de los Sixers, en su lucha por entrar de nuevo en playoffs.

Otro que también fue considerado entre los 100 mejores de la NBA, según la revista SI, fue Robert Covington, que la pasada temporada destacó de un modo muy especial en defensa, terminando entre los mejores de la competición en robos de balón. Además se convirtió en una de las piezas más importantes del vestuario de los Sixers.

Ahora, con nuevos compañeros en el equipo, y siendo uno de los veteranos del equipo, seguirá siendo vital para enseñar el espíritu de Philadelphia y los Sixers a los recién llegado al equipo y a la liga.

Y entre los recién llegados vemos a Markelle Fultz. Número uno del pasado draft y que aspira a grandes realizar cosas en el futuro. Con sus 1,93 metros de altura, y envergadura de 2,07 metros, tiene el claro deseo de demostrar que los Sixers apostaron por el mejor en el draft de 2017.

En las Ligas de Verano, Fultz logró en los partidos disputados en Salt Lake City, una media de 20 puntos en los dos primeros partidos, que fueron los que pudo disputar completos (en el tercero descansó), con un promedio de acierto en tiros de campo que fue del 46.9 por ciento.

Lamentablemente un esguince de tobillo nos impidió disfrutar de Markelle Fultz en los partidos disputados en Las Vegas, disputando tan solo 15 minutos en esta cita veraniega (8 puntos anotados). Aunque por fortuna la lesión no tuvo un gran alcance más que guardar reposo, sí que es cierto que nos impidió disfrutar de la magia del base de los Sixers.

Ahora todos los fans están ansiosos por verle con la camiseta de los Sixers en los partidos oficiales y de este modo que empiece a aportar todo su talento a este equipo que irradia optimismo.

Otro recién llegado a la competición es Ben Simmons. Aunque no ha podido tomar parte del equipo y de la historia de la pasada temporada, lo cierto es que Ben Simmons ha estado presente en la mente de todos los fans de los Sixers, como un motivo más para creer que los buenos tiempos han llegado a Philadelphia, para quedarse.

Ben Simmons siempre se postuló como el máximo candidato a ser elegido con el número uno del draft de 2016 y así fue. El australiano recalaba en el equipo de la ciudad fraternal y con él se disparaban todas las ilusiones posibles acerca de volver a ser competitivos.

No en vano, el que fuera alero de Louisiana State University, LSU, venía con las mejores credenciales del baloncesto universitario, siendo un gran jugador físico que, con un gran potencial para ser All-Star y quién sabe si para mucho más que eso, ya que tiene unas enormes capacidades, para ser uno de los mejores de la liga.

Además la llegada a los Sixers de dos número uno consecutivos, es un motivo más para el optimismo, ya que  en la historia reciente de la liga, todos los equipos que se vieron en la misma situación que los Sixers la próxima temporada, alcanzaron muy pronto las finales de la NBA, tras haber logrado repetir en el número del draft.

Es por todo ello que los fans arden en deseos de ver en acción al australiano y poder de este modo hacer realidad el sueño de ver de nuevo a los Sixers encaminarse a lo más alto de la NBA.

Dario Saric también será vital para vital para el devenir de los acontecimientos de los Sixers. Fue otro de los jugadores de Philadelphia, que también realizó una grandísima temporada el año pasado, con una media de 12.8 puntos por partido y con un promedio de 6.3 rebotes por encuentro.

Sus galardones de novato del mes, en febrero y marzo, así como su actuación en el recientemente terminado Eurobasket, donde ha tenido un papel destacado con su combinado nacional (Croacia), demuestra que también él es una pieza clave sobre la que sostentar el futuro de la organización.

Todos ellos y el resto de compañeros son motivo suficiente para soñar con un gran año. Ahora iremos analizando la plantilla de los Sixers con mayor profundidad, antes del comienzo de los partidos de pretemporada, a modo de ir calentando motores, de esta temporada que rebosa optimismo.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *