Previa temporada 2017-2018: Bases

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

Cuando queda muy poco para que podamos disfrutar de la próxima temporada de la NBA, es hora de analizar el equipo que los Sixers tendrán en la 2017-2018. Comenzaremos por los bases y la dirección de juego, que tan importante será en el buen desarrollo de la temporada para Philadelphia.

La primera figura que vamos a analizar es Markelle Fultz, que llega a Pennsylvania con la vitola de héroe y esperanza de futuro para los Sixers, tras haber sido elegido como número uno del pasado draft.

Y es que es cierto que Fultz era un jugador, objeto de deseo por muchos en el draft y que finalmente recaló en los Sixers, para terminar de confeccionar la plantilla de futuro, que tanto interés e ilusiones han despertado entre los fans de los Sixers y también de toda la NBA.

Markelle Fultz mide 1,93 metros de altura y posee una envergadura de 2,07 metros, por lo que destaca por tener unas condiciones físicas similares a otros jugadores destacados de esta camada y que juegan en posiciones interiores, todo a sus 19 años de edad.

Puede anotar desde cualquier distancia, jugando a distintas velocidades y con una gran fluidez, lo que le permite ser una amenaza constante para el aro rival. Tiene muy buena altura para su posición y con brazos bastante largos que le ayudan a tener una gran envergadura.

Es peligroso en la media distancia y posee una mecánica de tiro muy depurada, siendo además certero en el tiro a canasta, cuando sale de un dribling, o en tiro estático. Esto ayuda a su potencial en el juego de transición. También tiene buena visión de juego y es un buen organizador, y algo que potencia su calidad como base es que es muy bueno creando juego con el pick and roll.

En el aspecto defensivo hay que destacar que por su físico, su tamaño y envergadura hacen que no haya jugador al que no pueda defender en su posición. También posee una buena agilidad.

Markelle Fultz, una futura estrella de la NBA que sin duda ayudará desde el principio al equipo, para lograr el objetivo de alcanzar los playoffs lo antes posible y además lograr emprender el camino al anillo, para alcanzarlo lo antes posible.

En las Ligas de Verano, Fultz logró en los partidos disputados en Salt Lake City, una media de 20 puntos en los dos primeros partidos, que fueron los que pudo disputar completos (en el tercero descansó), con un promedio de acierto en tiros de campo que fue del 46.9 por ciento.

Lamentablemente un esguince de tobillo nos impidió disfrutar de Markelle Fultz en los partidos disputados en Las Vegas, disputando tan solo 15 minutos en esta cita veraniega (8 puntos anotados). Aunque por fortuna la lesión no tuvo un gran alcance más que guardar reposo, sí que es cierto que nos impidió disfrutar de la magia del base de los Sixers.

Todos los fans de los Sixers están ansiosos por volverle a ver en acción y de este modo comprobar cómo encaja en el proyecto de los Sixers. Porque si había mucha expectación en poderle ver en las Ligas de Verano, más expectación hay de poderle ver junto a Ben Simmons y Joel Embiid. El momento de verles juntos está cerca.

Otra pieza importante en la dirección de juego de los Sixers será T.J. McConnell, que el año pasado conectó a la perfección con los fans de Philadephia, catalizando las energías del Wells Fargo Center y quizás nadie como él ha podido cambiar el ritmo de juego de los Sixers y enfervorizar a los aficionados, cuando el equipo más lo necesitaba.

Su temporada tuvo un antes y un después con la lesión de Sergio Rodríguez, a finales de 2016. Antes de esa lesión, el base español era titular y McConnell el suplente. Después de la lesión, McConnell se convirtió en el base titular y su juego dio un paso al frente, que sin duda fue fundamental para que los Sixers lograsen alcanzar 18 victorias más que en la anterior temporada.

Los números así lo reflejan. De los 81 partidos disputados en la pasada temporada, la media de minutos que tenía en pista pasaron de los 18.4 en noviembre, o los 23 minutos en diciembre, en el resto de meses superó o estuvo cerca de alcanzar los 30 minutos de juego, por partido.

El protagonismo en el equipo se denota también con las titularidades que ha atesorado en 2017. Mientras que en la temporada 2015-2016, McConnell fue titular en 17 encuentros, en la pasada temporada logró 51 titularidades, casi todas ellas logradas a partir del mes de enero.

El carismático jugador se ha convertido en uno de los más queridos en Philadelphia, por su simpatía y calidad sobre la pista y fue una pieza clave de los Sixers de la pasada temporada. Ahora tiene un rol importante, de cara a este nuevo curso. Por un lado tiene galones dentro del equipo y por lo tanto le tocará tirar del carro, cuando el equipo lo necesite. Por otro lado, tendrá que ayudar al crecimiento de toda una figura con es Markelle Fultz. Todo en aras de poder lograr el objetivo de alcanzar la postemporada en 2018.

El tercer jugador importante en la dirección de juego será Jerryd Bayless. Un base experimentado que no pudo rendir lo que él hubiese querido, por culpa de una lesión que apenas le dejó disputar tres partidos, a lo largo de la temporada regular.

Fue el primer agente libre que fue contratado por Bryan Colangelo a su llegada a los Sixers y su llegada a la ciudad del Amor Fraternal era con la etiqueta de base titular tirador que daría al equipo un cierto equilibrio de veteranía, dentro de tanto potencial joven que abunda en los Sixers.

Sin embargo, desde el Training Camp arrastró molestias en la muñeca que le impidieron rendir al cien por cien de sus posibilidades y dejó aplazada su aportación al equipo, a lo que pueda lograr para los Sixers en la próxima temporada.

Los números con los que llegó a Philadelphia desde los Milwaukee Bucks y que no pudo repetir con los Sixers fueron de un promedio de 10.4 puntos en 28.9 minutos de juego, con un 42.3 por ciento en tiros de campo y un 43.7 por ciento en triples, además de promediar un poco más de 3 asistencia por encuentro. Todo ello en los 52 partidos que disputó la anterior temporada con los Bucks, siendo titular en 18 ocasiones.

Finalmente en Philadelphia y en los tres partidos que hemos mencionado, la media que ha atesorado Bayless se ha limitado a 11 puntos por partido, con un 34.4 por ciento de acierto en tiros de campo y un 40 por ciento en triples, con una media de 4 rebotes y 4.3 asistencias.

Ahora tiene por delante el reto de volver a ser ese jugador que aporte al equipo lo que se esperaba de él, antes de la lesión. Su calidad está ahí y de seguro que Bayless, podrá seguir deleitando a los fans de la mejor liga del mundo, por mucho tiempo, al tiempo que ayuda al equipo a alcanzar los playoffs y ayuda a crecer como jugador a Fultz.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *