Previa temporada 2017-2018: Aleros

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

Cada vez está más cerca el inicio de la pretemporada y ahora toca el turno de analizar a los aleros de los Sixers para la próxima temporada.

Y el primer jugador del que vamos a hablar no puede ser otro que Ben Simmons. Un jugador que será clave en el proyecto de futuro de la franquicia y quizás marque un antes y un después en Philadelphia.

Aunque no ha podido debutar en la NBA, por culpa de una lesión, lo cierto es que Ben Simmons ha estado presente en la mente de todos los fans de los Sixers, durante la pasada temporada.

Ben Simmons siempre se postuló como el máximo candidato a ser elegido con el número uno del draft de 2016 y así fue. El australiano recalaba en el equipo de la ciudad fraternal y con él se disparaban todas las ilusiones posibles acerca de volver a ser competitivos.

No en vano, el que fuera alero de Louisiana State University, LSU, venía con las mejores credenciales del baloncesto universitario, siendo un gran jugador físico que, con un gran potencial para ser All-Star y quién sabe si mucho más que eso.

Nacido en Melbourne, Australia, el 20 de julio de 1996, fue al instituto Montverse Academy en Florida, para después anunciar que jugaría en la Universidad de Louisiana State, donde solo ha pasó un año hasta poder presentarse al Draft.

En su temporada en la NCAA promedió 19’8 puntos, 11’9 rebotes, 4’8 asistencias, 2’0 robos, 0’9 tapones y 3’4 pérdidas en 34’9 minutos por encuentro, con unos porcentajes del 56’0% en tiros de campo y 67’0% en tiros libros con los Tigers de LSU.

Su capacidad atlética es su mayor virtud. Con 2’08 m. de estatura y su gran potencia y fuerza puede defender notablemente en el poste y cerrar el rebote, siendo además a ambidiestro, lo que hace que pueda dominar con ambas manos, lo que le convierte en un jugador muy difícil de defender por los rivales.

Posee gran rapidez y es ágil, con un gran control de su cuerpo, con buena rapidez lateral para su altura, lo que le permite finalizar por encima de oponentes más pequeños y capturar rebotes en tráfico.

Es un jugador que se adapta muy bien al juego de transición, ya que tiene velocidad y con una gran capacidad de rebotear en su aro y recorrerse todo el campo, para terminar con el balón el aro rival. Además, otra de las grandes virtudes de este gran jugador es su visión de juego, como unas grandes virtudes para el contraataque.

Todas estas características y muchas más nos esperan de él en la próxima temporada, donde todos están ansiosos por ver cómo debuta en la NBA, junto con MarkelleFultz y cómo hacen tándem ambos con Joel Embiid y con DarioSaric.

Junto a él estará Dario Saric, que también se ha convertido en un ídolo para los fans de los Sixers, por su tremenda temporada 2016-2017. Y es que si los novatos han tenido un protagonismo muy especial en la pasada temporada, Dario Saric fue el un gran protagonista de los rookies en el tramo final de la temporada regular. Sus números así lo atestiguan.

El jugador croata tuvo gran temporada en debut en la NBA. Sobre todo en la segunda mitad de la mismo, cuando ante la baja por lesión de Embiid a finales de enero, Saric se conviritió en el líder de los Sixers cuando el equipo más lo necesitaba. El joven alero croata dio un paso al frente.

Del mismo modo que también dio un paso al frente con su combinado nacional, en el Eurobasket 2017, donde tuvo un destacado papel con Croacia, aunque no pasó de los octavos de final del torneo continental. Pero su actuación le valió elogios y sin duda se vio como el joven alero de los Sixers adquirió galones de cara a futuros compromisos con su selección nacional.

Otro jugador que será destacado entre los aleros de los Sixers es Robert Covington. De él se esperará que esté a la altura de la gran temporada que tuvo la pasada temporada en defensa, donde fue uno de los mejores del año.

De hecho, la pasada temporada fue la mejor temporada que ha realizado en la NBA hasta el momento, logrando jugar 67 partidos (cifra solo superada por los 70 encuentros que disputó en su primer año en Philadelphia), siendo en todos ellos titular (superando con creces su anterior mejor temporada en titularidades, que habían sido 49, en las dos temporadas precedentes).

Además terminó la temporada con un promedio de 12.9 puntos por encuentro (cifra solo superada por el promedio que obtuvo en su primer año en Philadelphia, donde promedió 13.5 puntos por partido), 6.5 rebotes, 1.5 asistencias, 1 tapón y 1.9 robos por partido (su mejor marca en su carrera, en todos esos apartados estadísticos).

Un gran año en donde ha destacado significativamente en el robo de balón, donde ha terminado el año, entre los mejores de la temporada regular.

Eso ha supuesto una de las mejores noticias para el equipo, durante todo el año. Siempre se ha mantenido entre los mejores (dentro del top 10) y su promedio de casi dos robos de balón por partido han dado muchas opciones de victoria al equipo.

Además ha sido todo un orgullo para los Sixers contar con Covington entre los más destacados de la liga y para él ha sido un paso al frente, para terminar de consolidarse en la mejor liga del mundo, como uno de los mejores defensores del campeonato (con casi dos robos de balón por partido, estuvo en la élite).

Otro jugador a analizar es Justin Anderson, que el año pasado terminó la temporada con una media de 7.1 puntos de media, 0.9 asistencias y 3.3 rebotes por partido. Sin embargo su media mejoró vistiendo la camiseta de los Sixers. Mientras que con los Mavs atesoró un promedio de 6.5 puntos por partido (2.9 rebotes y 0.6 asistencias), en Philadelphia terminó con un promedio de 8.5 puntos de media, además de 4 rebotes y 1.4 asistencias.

Así pues de este modo, Justin Anderson disputó un total de 75 partidos en la pasada temporada, pero tan solo los 24 últimos encuentros lo hizo con los Sixers, en donde obtuvo 8 titulares (habiendo tenido tan solo 2 en Dallas).

Desde que llegó a Philadelphia fueron varios los partidos destacados en los que tomó parte Anderson, con unos números con los que trataba de demostrar que tendría un sitio en los Sixers de esta temporada, siendo sin duda una pieza importante para el equipo que tantas ilusiones han generado en los aficionados.

Para terminar hablamos de Richaun Holmes, que luchará para dar a los Sixers lo mejor de sí mismo y brindar al equipo los mejores minutos posibles.

Ya el año pasado, Holmes se convirtió en una pieza clave de la segunda línea de los Sixers, con casi 10 puntos por partido (9.8 de media), y teniendo un más que meritorio 55.8 en porcentaje de tiros de campo y un 35.1 por ciento en tiros triples. Además promedió 1.7 rebotes ofensivos y 3.8 defensivos, para un total de 5.5 rebotes por partido. Unos números que son meritorios para un jugador de segundo año que busca la consolidación en la mejor liga del mundo.

En su tercera temporada en la NBA, sin duda tratará de emular en esta temporada lo logrado el año anterior, para poder hacerse con un hueco importante en este roster, que tantas esperanzas genera de poder alcanzar grandes objetivos en la NBA.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *