Plantel, rotación, y minutos listos para el debut

EL SEGUNDO – La última práctica de la pretemporada solo arrojó buenas noticias.

Luke Walton contará con la mayoría de su plantel de cara al debut del jueves, ya que Andrew Bogut, Julius Randle, y Kentavious Caldwell-Pope practicaron con normalidad tras superar sendas lesiones y dolencias.

El australiano dejó una grata impresión y podría hacer su presentación con la camiseta de los Lakers ante los Clippers.

“Bogut es definitivamente un protector del canasto”, avisó Lonzo Ball. “Es también muy inteligente en ofensiva. Ayuda a todos, y si protección del aro nos va a ayudar mucho”.

Por su parte, Randle ensayó en cancha completa y su presencia para la Noche Inaugural es “probable”.

“Julius practicó por completo y lució fantástico…veremos cómo se siente cuando se enfríe su cuerpo imaginaría que estará listo para jugar (el jueves)”, dijo Walton.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on Oct 18, 2017 at 1:49pm PDT

Caldwell-Pope, quien había dado el susto el lunes tras recibir un golpe en la cara, pudo respirar tranquilo. Los exámenes revelaron que no sufrió una fractura nasal – como se sospechó en algún momento – y volvió a los ensayos sin inconvenientes. Sin embargo, el escolta está descartado para los primeros dos partidos de la temporada ya que arrastra una sanción desde fines de la campaña pasada.

El único que no pudo pisar el parquet fue Josh Hart. El escolta, quien sufre una bursitis en el tendón de Aquiles de su pierna izquierda, continúa su rehabilitación.

“Josh vino aquí temprano, hizo algunas cosas en la sala de tratamientos y dijo que se sintió bien, y luego vino e hizo algunas cosas en la cancha”, dijo Walton. “No practicó, así que no esperaría que esté listo para mañana”.

ROTACIÓN CORTA, MINUTOS RAZONABLES

El fin de la pretemporada supone el fin de las pruebas, y Walton está listo para recortar la rotación y elevar los minutos de sus elegidos.

“Les dije a los muchachos, ‘la pretemporada es divertida, todos juegan, los que juegan, juegan 20-25 minutos’”, explicó. “Ahora no será así y no tendremos a 12 jugadores en la rotación. Jugamos para ganar partidos en cuanto a los emparejamientos, quien está jugando bien, quien está encendido esa noche, (y ellos) tendrán más minutos. No debería importarnos como equipo, porque mientras nuestro equipo esté jugando bien, todos deberíamos estar apoyando, y en distintas noches serán distintos jugadores”.

Sin embargo, el entrenador avisó que no abusará de los minutos de ninguno de sus integrantes. Para poner en contexto, ningún jugador de los Lakers la temporada pasada promedió siquiera 30.0 minutos por noche. Solamente Caldwell-Pope (33.3 con Detroit Pistons) superó esa marca.

“No imagino, viendo nuestro plantel, que tengamos jugadores que nos sintamos cómodos dándoles 40 minutos por noche en una temporada de 82 juegos y mantenerlos saludables”, agregó Walton.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on Oct 16, 2017 at 10:28pm PDT

En cuanto a Ball, el entrenador lagunero dijo que no tendrá un límite de minutos obligado por el cuerpo médico, pero que sí tienen una cifra en mente en la que tratarán de mantenerlo.

“Como cuerpo técnico y con la gerencia hemos hablado e investigado lo que otros grandes jugadores jóvenes han jugado y como se relaciona a que se mantengan saludables en la temporada”, dijo Walton. “En mi mente tengo una idea de donde me gustaría tenerlo, pero eso puede cambiar dependiendo de cómo va el juego”.

Ball jugó 35.1 minutos por noche en su única temporada en UCLA, aunque su temporada consistió de apenas 36 juegos, menos de la mitad del calendario NBA.

“La mayoría de las principales selecciones jóvenes no juegan más de 30-35 minutos, y esos son la élite de la élite entre los jugadores jóvenes”, apuntó Walton. “Ahí es donde queremos mantener a nuestros jugadores jóvenes, como máximo”.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *