Lonzo Ball, protagonista del primer día de campamento

EL SEGUNDO – En una sesión que comenzó temprano y que tuvo gran parte de sus énfasis en defensa, Lonzo Ball se llevó nuevamente los reflectores.

Luke Walton destacó, entre otros, las labores de Ivica Zubac y Kentavious Caldwell-Pope, y además volvió a halagar el estado físico de Larry Nance, Jr. y Julius Randle. Sin embargo, el proyecto empieza y termina con el ex armador de UCLA, quien será la cabeza de la serpiente y el punto de partida de la concepción de la ofensiva: el rebote en el canasto propio.

“Amamos los rebotes defensivos”, recalcó el entrenador de los Lakers sobre una de las facetas en las que trabajaron el martes. “Queremos que los cinco jugadores (busquen el rebote) en defensa. Lonzo también es un reboteador ofensivo fenomenal. Técnicamente no queremos que nuestros guardias lo hagan, pero como es tan bueno, le daremos un poquito de libertad. Si se encuentra ahí cerca cuando sale un tiro, puede ir. Si está en la línea de triples, tiene que volver, sin importar nada más. Es algo en lo que trabajaremos”.

El base dejó en claro en la Liga de Verano en Las Vegas que se siente cómodo limpiando los cristales y arrancando la ofensiva. Para eso, sin embargo, primero deberá colaborar también a la hora de frenar al rival.

¿Es acaso una tarea demasiado compleja para un talento de su magnitud?

“No, porque no puedes ganar sin defensa”, aclaró el jugador. “Hay que venir y hay que hacerlo”.

Walton destacó su capacidad y tamaño a la hora de molestar a su marcador.

“Lonzo fue bueno, y tiene longitud también”, apuntó. “Mucho de lo que estamos tratando de hacer es comunicarnos y hablar. Él habló más con el correr del día. Él tiene (el tipo de) longitud con el que si salta, él puede hacer que fallen. Al final de la práctica lo estaba haciendo, y fue bueno verlo”.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on Sep 26, 2017 at 12:21pm PDT

El resto, para el prodigio de Chino Hills, es lo más fácil.

“Es simple: solo correr y hacer lo que mejor hacen”, dijo de sus compañeros. “Muchos jugadores son grandes anotadores, muchos son muy atléticos, muchos saben disparar. No es difícil. Solo correr y yo les daré la bola, y (ellos) harán el resto”.

Walton habló de la importancia de su dotes creativos, ya que estos suelen ser inmunes a malas rachas o altibajos, como sucede a veces con el goleo o la puntería en el tiro.

“Su visión es algo que siempre va a estar ahí para él”, señaló. “Lo que tendrá que descifrar como novato es saber dónde las cosas van a estar abiertas, cómo lo marcaran, si irán por debajo de las cortinas, si lo obligarán hacia la izquierda, o la derecha…pero en el flujo del juego, cuando haya desatenciones, él siempre será capaz de tener asistencias por la manera que ve el juego”.

Ball cree que su paso por Las Vegas y el sinfín de entrenamientos este verano en el UCLA Health Training Center aceleraron el proceso de aclimatación.

“Los entrenamientos en el verano sentaron los cimientos”, dijo. “Obviamente podemos mejorar, pero definitivamente (nos conocemos)”.

Mientras tanto, el base, quien también reconoció que deberá estar atento por si las defensas defienden de manera exagerada su capacidad al pase – algo que lo obligará a pasar a un modo más agresivo a la hora de anotar – no para de sumar aliados.

“Con la manera que pasa la bola, él hace que los muchachos quieran correr”, avisó Brandon Ingram. “Una vez que aprendamos a bajar rebotes defensivos, tendremos muchos contragolpes”.

Al fin y al cabo, ese tipo de visión de juego encaja con cualquier grupo de compañeros.

“Creo que es natural para él, para un armador, saber dónde los jugadores quieren la bola, y dónde los jugadores meten sus tiros”, agregó Ingram. “Es algo bastante natural que Lonzo descifrará”.

Los Lakers tendrá una segunda sesión de entrenamientos el martes por la noche, y continuarán entrenando a doble turno hasta el jueves.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on Sep 26, 2017 at 11:21am PDT

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *