Lakers encuentran paz y éxito en los momentos definitorios

EL SEGUNDO – Los finales de los partidos han sido un suplicio para los Lakers a lo largo de toda la temporada.

Ya sin Kobe Bryant para encargarse de la bola cuando esta quema, y sin un reemplazante experimentado en la actual plantilla, los Lakers han sufrido en demasía a la hora de sobrevivir en los minutos finales de los partidos más parejos.

Los últimos dos meses han sido incluso más difíciles, ya que antes de su partida Lou Williams se había encargado de la mayor parte de la responsabilidad. Sus compañeros lo buscaban y este respondía, creando un nivel de dependencia que no es necesariamente dañino ni diferente al de otros equipos en la NBA, pero que dejó al equipo huérfano de un cerrador cuando este fue traspasado a los Houston Rockets a mediados de febrero.

Según NBA.com/Stats, en lo que va de temporada los Lakers tienen la penúltima marca en partidos cerrados – con efectividad del 31 por ciento – producto de 13 victorias y 29 derrotas en partidos en los que la diferencia entre equipos era de cinco puntos o menos en los cinco minutos finales.

Por ende, no sorprende que los Lakers hayan perdido seis de sus primeros siete partidos cerrados desde la partida de Williams.

Sin embargo, algo cambió desde que el calendario pasó a abril.

“Parecen estar más cómodos”, confesó Luke Walton. “Espero que eso venga de las oportunidades que han tenido y que no sea que estamos al final de la temporada y que realmente no hay presión sobre nosotros”.

Los Lakers no solo tienen su segunda racha de tres victorias consecutivas en la temporada, sino que lo lograron con tres triunfos que se definieron en los instantes finales. Tanto Grizzlies como Spurs y Kings le dieron a los laguneros pelea hasta la bocina final, y en las tres ocasiones los pupilos de Walton salieron airosos.

“Hemos estado en suficientes de estos partidos cerrados para vivir y aprender de nuestros errores”, resaltó Larry Nance, Jr. “Estamos limitando esos ahora mismo. Podría ser que algunos están creciendo, y un poco de experiencia (que se sumó)”.

El partido del viernes fue el ejemplo perfecto. Los Lakers perdían 81-80 a cinco minutos del final antes de cerrar con un parcial de 18-13.

Las contribuciones llegaron desde todos los rincones de la plantilla: un para de tiros libres de Metta World Peace, una media vuelta de Tarik Black, un triple de D’Angelo Russell, un par de tiros libres de Julius Randle (seguidos de una bandeja del ala-pivot texano), una bandeja de Russell, un tiro libre de Nance, Jr. y cuatro tiros libres al hilo cortesía de Corey Brewer y Russell.

El armador, en particular, lució sumamente bajo control en el momento de más tensión.

“Verlos dirigir ahí, no pedí ningún tiempo muerto sobre el final”, apuntó Walton. “Quería que ellos lo descifraran. D’Angelo estuvo ahí en una jugada desde el lateral buscando al hombre que quería en el pick and roll. Hizo que Julius y Larry cambiaran, reconociendo el jugador que quería meter en el pick and roll. Son cositas así. Parecen estar más cómodos ahora que más temprano en el año”.

Randle también se destacó, identificando correctamente cuándo y cómo atacar a la defensa visitante, y mostrando nervios de acero para encestar dos tiros libres cruciales – brillando en una situación en la que en otros puntos de la temporada flaqueó.

Gran parte del mérito es por las mejoras en su tiro, reflejadas no solo en el aumento en su porcentaje de tiros libres (de 71.5 por ciento la temporada pasada a 72.4 en esta), sino también en la confianza para comenzar a disparar y encestar triples con más frecuencia. Tampoco es casualidad que Randle, en la actual racha ganadora, haya disparado 13/16 (81.3 por ciento) en la línea de los suspiros.

“(Estamos) jugando duro de la manera correcta y aprendiendo a ejecutar sobre el final”, se sinceró el producto de Kentucky.

Gracias a eso, entre otras mejoras individuales y colectivas, los Lakers encaminan a un final de temporada con matices más positivos, y el ánimo en alza.

“Se están divirtiendo y están compitiendo”, agregó el entrenador. “Cuando jugamos bien a principio de la temporada, eso era lo que estábamos haciendo. Las derrotas nos sacaron eso y lo hemos encontrado de nuevo los últimos partidos. Fue bueno verlo”.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on Apr 7, 2017 at 9:27pm PDT

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *