La renovación de Embiid es un paso de gigante para los Sixers

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

Joel Embiid seguirá por largo tiempo con los Sixers y la ciudad de Philadelphia, como no podía de ser otro modo. Y es que el jugador que mejor simboliza el cambio de era en los Sixers, tenía que seguir vinculado por largo tiempo con la organización.

Los números son mareantes: 148 millones desde 2018 hasta 2023 (que podrían llegar a ser 180 millones si logra determinados logros). Pero son cifras lógicas, a tenor del tremendo jugador que tenemos delante y que sin duda, es piedra angular del proyecto de futuro, y que mira cara a cara al anillo, esperemos que en un futuro no demasiado lejano.

La negociación de su extensión de contrato era cuestión de días, para garantizar la estabilidad del equipo y confirmar la continuidad del proyecto, y es precisamente este el punto principal por el cual hoy los Sixers han dado un paso de gigante, en la buena dirección.

Muchos critican el acuerdo, en estos términos, porque es un jugador que ha sufrido lesiones y porque tan solo ha disputado 31 partidos en su trayectoria en la NBA… ¡pero qué partidos! Solo con esa pequeña aportación se cambio la historia de la franquicia en los últimos años, generando una ola de entusiasmo dentro de los fans y la ciudad del amor fraternal, sin precedentes en lo que va de década.

Si se creía en este proyecto, tal y como está diseñado y teniendo en cuenta que la ciudad está volcada ahora mismo con el equipo, la única opción viable era la de apostar al cien por cien con el jugador que va a marcar una época en la liga.

La proyección que tiene el mejor jugador de los Sixers la pasada temporada, es sensacional. La pasada temporada (en esos 31 partidos) apenas promedió 25,4 minutos, con limitaciones de minutos en los partidos y sin poder jugar en partidos consecutivos. Acumuló una estadística de 20,2 puntos, 7,8 rebotes, 2,1 asistencias y 2,5 tapones por partido. Con un 46,6% en tiros de campo y un 36,7% en triples. En solo 25 minutos por noche lideró a su generación rookie en puntos, rebotes y tapones y sus promedios estuvieron por encima en esos apartados de los de cualquier novato desde Blake Griffin en 2011.

Además, en proyección a 100 posesiones, sus medias fueron de 38,9 puntos, 15,1 rebotes, 4,7 tapones y 4,1 asistencias. Unos números que asustan (sobre todo a nuestros rivales) y que recuerdan a auténticos gigantes de la historia de la NBA, como son el caso de Shaquille O’Neal, Robert Parish, Patrick Ewing, Hakeem Olajuwon, o incluso el mítico jugador de los Sixers, Wilt Chamberlain.

Con él en pista, los Sixers fueron un equipo que se proyectó a casi 50 victorias en la temporada y sin él, no llegaba la proyección a 20 triunfos. Y todo ello en la temporada después a haber logrado tan solo 10 victorias en la 2015-2016.

Además, los Sixers con él tenía un promedio de 99,1 puntos en defensa, por 100 posesiones, sin embargo sin él, los Sixers promediaron nueve puntos más. Philadephia encajó 467 puntos más de los que anotaron pero Embiid terminó su año con un +67.

Todo ello y mucho más hizo que se cambiasen las caras largas de los fans de Philadelphia, a tener sonrisas allá donde mirases. O sea, que la renovación de Embiid es algo para celebrar por parte de los fans de Philadelphia y tenerle al menos hasta el 2023. Hace presumir que en ese periodo de tiempo, el equipo podrá tener la oportunidad de que otras piezas clave del proyecto hayan crecido, tanto como para aspirar a alcanzar la máxima gloria.

Esperemos que este paso de gigante fructifique pronto en el anillo que los Sixers están esperando desde hace casi 35 años.

Hasta pronto desde España.

@BerkutMartin

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *