El nuevo físico de Randle empieza a marcar diferencias

EL SEGUNDO – Allá por el mes de abril, Magic Johnson le dio un toque de atención al plantel, instándolos a regresar a la siguiente temporada un par de escalones más arriba en cuanto a su estado físico.

Esa suerte de invitación caló hondo, y no es casualidad que uno de los grandes temas del campamento de entrenamientos haya sido la mejor condición de varios integrantes, particularmente internos como Ivica Zubac, Larry Nance, Jr. y Julius Randle.

Este último, sobre todo, dejó a varios boquiabiertos con fotos en el verano en su cuenta de Instagram. El ala-pivot reconoció en el Día de Medios que “cortó todo” lo dañino de su dieta, y el resultado quedó a la vista.

Ahora, con el correr de los días, su nueva envergadura empieza a traducirse en resultados en la cancha.

El miércoles Luke Walton resaltó las diferencias que nota de Randle a la hora de cubrir territorio en el canasto propio.

“Fue fantástico”, resaltó. “Estuvimos haciendo algunos ejercicios de rotaciones defensivas, y él golpeaba al asistente en un lado y luego cerraba al tirador del otro lado cuando la bola llegaba ahí. Estaba volando en toda la cancha. Se lo nota liviano, volcando con la cabeza arriba del aro. Se lo ve realmente bien”.

Randle coincidió.

“Cubro más territorio y estoy en mejor forma, por lo que veo más cosas antes que sucedan”, explicó. “La fatiga nos hace a todos cobardes, por lo que puedo moverme y hacerlo sin pensar”.

Una de sus mayores falencias las temporadas anteriores era la capacidad de mantener su nivel de intensidad con el correr del partido. Eso ahora sería un problema del pasado.

“Me siento fantástico”, recalcó. “Liviano en mis pies. Tratando de moverme más, jugando con energía y ritmo. Siendo activo, siento que puedo estar activo durante largos periodos de tiempo”.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on Sep 27, 2017 at 4:48pm PDT

Sus compañeros lo han notado.

“Es fuerte”, apuntó Lonzo Ball por segundo día consecutivo. “Es difícil frenarlo cuando decide ir al canasto”.

El veterano Corey Brewer es otro de los que quedó impresionados.

“Te puedes dar cuenta que está en forma”, avisó. “Está en mejor forma, se está moviendo mucho mejor, y creo que tendrá un gran año. Defensivamente es mejor. Cuando estás en forma te puedes mover, puedes mantenerte enfrente de (los rivales). Cuando no lo estás, los rivales te pasan”.

En cuanto a su aporte en ofensiva, Walton destacó que ha logrado vencer a su marca en los pocos ejercicios de ataque que han realizado hasta la fecha, y que se lo nota atacando el canasto con más decisión y potencia.

Sin embargo, por ahora él – junto con Larry Nance, Jr. y los demás internos – deberá ceder sus tareas creativas a Ball, Tyler Ennis y el resto de los conductores del equipo.

“Les dije a los internos que lo abriremos – les dejamos hacerlo anoche en el partido porque era para dejarlos jugar – pero ahora la regla es que si eres un ala-pivot o un pivot, debes encontrar al armador y correr tu carril, porque queremos más estructura y comprensión de lo que estamos haciendo”, señaló Walton. “Con lo bueno que es Julius corriendo la cancha…le daremos más libertad más adelante”.

Walton dijo que a Randle no le costará la adaptación. De todos modos, esto parece ser un cambio temporal.

“Él encontrará otras maneras de anotar y ser efectivo, y al final, cuando nos sintamos más cómodos, le devolveremos esa libertad”, aclaró.

Randle no parece muy preocupado al respecto, ya que sabe que la sociedad con Ball será beneficiosa para ambos.

“(Te da) un poquito más de incentivo para correr cuando tienes a un (base) como Lonzo quien te va a lanzar la bola hacia delante y hacerte anotar puntos fáciles”.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on Sep 28, 2017 at 11:48am PDT

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *