Consistencia, el próximo paso en la evolución de Russell

EL SEGUNDO – El peso de los hechos recientes estaba tatuado en el rostro de D’Angelo Russell el martes en su entrevista de salida.

Tras reunirse con Luke Walton y la gerencia, el base compareció ante los medios de comunicación nueve días después de aquel partido contra Minnesota Timberwolves, en el que se vistió de héroe con el tiro ganador horas después de conocer la noticia del fallecimiento de su abuela paterna.

El jugador acusó el desgaste emocional en su semblante, pero se encargó de darnos una ventana a lo que le pidieron los dirigentes, y lo que planea para su futuro.

“Liderazgo, consistencia, cambiar mi cuerpo”, enumeró como prioridades para un verano importantísimo para su futuro y el de la franquicia.

Russell luego apeló a la autocrítica, y opinó que su nivel no siempre estuvo a la altura de lo que él esperaba.

“Siento que este año, para mí, no fue lo suficientemente consistente, con mi juego, con mi comunicación, con todo”, confesó.

El producto de Ohio State disputó menos partidos (63 vs. 80), aunque más como titular (60 vs. 48), con un aumento ínfimo en minutos.

Su producción fue buena (15.6 puntos, 4.8 asistencias y 3.4 rebotes), aunque su eficacia todavía no refleja la clase de tirador que es. Russell disparó 40.5 por ciento de cancha y 35.2 por ciento en triples, aunque este último número es destacable si se tiene en cuenta el caudal (6.1 intentos por noche).

Además, tras el receso por el Juego de Estrellas, y tras un aumento en sus minutos, sus números reflejaron la mejoría y promedió 18.5 puntos con 42.5 por ciento de cancha en sus últimos 21 juegos.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on Apr 2, 2017 at 11:12am PDT

Es por eso que la estabilidad será su mejor aliado, y lo ayudará a la hora de establecerse como la voz de mando del equipo.

“Honestamente este año, con todo lo que pasamos como equipo, me dio una mejor fórmula para ver cómo atacar las cualidades de liderazgo que sé que tengo”, avisó. “Pensar en lo que puedo hacer por cada uno de mis compañeros para hacerlos mejores, lo que yo puedo hacer. Este año me dio una mejor perspectiva”.

Russell sabe que su ética de trabajo marcará el camino y logrará convencer a sus compañeros.

“Creo que uno necesita la credibilidad hasta cierto punto, pero si tus compañeros te vean tratando de hacer lo que estás pidiendo, si te ven tratando de hacer lo correcto en todo momento, cuando nadie te ve, eso les da una mejor perspectiva de uno”, observó.

El oriundo de Louisville también relató lo que fue la experiencia de recibir la peor noticia y la conversación que lo llevó a jugar el partido ante Minnesota.

“No había nadie en casa”, contó. “Solo mi mejor amigo, y tuvimos una conversación muy detallada. Me dijo, ‘este el comienzo de tu legado, para siempre. Juegues bien, juegues mal, lo recordarás. Si juegas mal, lo bueno es que recordarás que jugaste mal y harás lo que puedas la próxima vez para jugar bien. Y si juegas bien, es lo mismo, intentarás mantener la consistencia cuando la adversidad te llegue’. Algo se encendió en mi para jugar. Ni siquiera mi importaba si jugaba bien, solo quería jugar, ese era mi enfoque principal durante el partido”.

En cuanto a conclusiones, Russell decidió ver la mitad llena del vaso en lo que se relaciona a la temporada del equipo.

“No diría satisfecho, nuestro récord delató que jugamos mal como equipo, pero creo que tuvimos muchas mejoras de las que estoy emocionado”, destacó.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on Apr 18, 2017 at 12:19pm PDT

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *