La temporada 2016-2017 en el recuerdo: Richaun Holmes

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

Para los Sixers, la temporada pasada fue notablemente mejor que la anterior, hubo más victorias, las sensaciones fueron buenas y las expectativas creadas en torno al equipo fueron diametralmente opuestas a lo vivido por los Sixers en el 2016.

Esa mejora y halo de optimismo, respecto al futuro, es algo que también puede aplicarse a Richaun Holmes y lo vivido por él en su segunda temporada en la NBA. También el joven jugador natural de Illinois tuvo una gran mejora en sus números, respecto de su temporada de rookie.

Pasó a disputar 57 partidos, por los 51 de su primera temporada en la liga, siendo titular en 17 ocasiones (mientras que en la temporada anterior tan solo tuvo una titularidad). Además incrementó notablemente sus minutos en pista, teniendo una media de más de 20 minutos por encuentro (mientras que en el 2016 no llegó a los 14 minutos de media).

Pero su mejora no solo quedó ahí, ya que también mejoró sus porcentajes de acierto en tiros de campo, en triples e incluso en tiros libres, casi duplicando su aportación en puntos por partido, así como también en rebotes.

Holmes se convirtió en una pieza clave de la segunda línea de los Sixers, con casi 10 puntos por partido (9.8 de media), y teniendo un más que meritorio 55.8 en porcentaje de tiros de campo y un 35.1 por ciento en tiros triples.

Donde flaqueó su aportación ofensiva estuvo en el promedio de acierto de los tiros libres, que a pesar de mejorar lo obtenido en la anterior campaña, no llegó al 70 por ciento de acierto y eso es algo que habrá de mejorar en el futuro.

Su promedio de rebotes se situó en 1.7 rebotes ofensivos y 3.8 defensivos, para un total de 5.5 rebotes por partido, más 1 asistencia y 1 tapón de media. Unos números que son meritorios para un jugador de segundo año que busca la consolidación en la mejor liga del mundo.

Si analizamos su aportación al equipo antes y después del parón por el juego de las Estrellas, vemos que sus números fueron mucho mejores tras el All-Star, teniendo muchas más oportunidades de demostrar su valía a Brett Brown.

Mientras que antes de la cita de Nueva Orleans, jugaba de media 15.9 minutos, anotando 6.6 puntos por partido, después del All-Star pasó a tener una media de 26.9 minutos por partido hasta el final de la temporada regular, aportando al equipo un promedio de 13.6 puntos por encuentro, más 6.9 rebotes, 1.3 asistencias, 1.2 tapones y 1 robo de balón de media.

Fue en el mes de marzo en donde mejores números mostró en la pasada temporada, logrando hasta en tres partidos superar la veintena de puntos anotados, algo que no había podido lograr en meses anteriores, aunque se había quedado cerca en alguna ocasión.

Su mejor actuación anotadora fue a finales de marzo, ante ls Hawks de Atlanta, cuando terminó el partido con 25 puntos en su haber, mientras que frente a Clippers y Magic (también en el mes de marzo) terminó con 24 puntos anotados.

Aunque antes se había quedado cerca de conseguirlo, su primer doble-doble llegó tras All-Star, en un partido ante los Wizards, a finales de febrero. Después de ese encuentro llegaron cuatro más (dos en marzo y otros dos en abril), aunque pudieron ser alguno más.

Esa fue la trayectoria de Holmes, un jugador que afrontará en la próxima campaña su tercera temporada en la NBA, su tercera en los Sixers. Y lo hará con la mentalidad de seguir creciendo y poder estar con mayor protagonismo dentro de un proyecto ilusionante, plagado de talento joven.

Hasta pronto desde España.

@BerkutMartin

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *