Kyle Kuzma es el nuevo diamante en bruto de los Lakers

LAS VEGAS – Cualquier comparación entre Kyle Kuzma y otra gema recientemente descubierta al final de la primera ronda es pura coincidencia.

¿O no?

Al igual que Larry Nance, Jr. en 2015, el producto de la Universidad de Utah fue escogido con la selección No. 27 del Draft de la NBA, y si este puñado de partidos en la Liga de Verano de Las Vegas es un indicio, los Lakers podrían tener en sus manos desde ya uno de los robos del draft.

Sin embargo, eso no hubiera sucedido de no ser por la gran apuesta personal del propio jugador.

Durante todo el proceso del Draft se podían contar con una mano los sitios prestigiosos que lo vaticinaban siendo elegido en la primera ronda. Los expertos no estaban convencidos de su tiro exterior (32.1 por ciento en triples en su última temporada en la NCAA) y dudaban de su falta de posición definida en la cancha.

Kuzma incluso recibió el consejo de regresar a la Conferencia Pac-12 para su temporada de senior, con la esperanza de que un año más de experiencia le permitiera pulir su juego y hacerlo más atractivo para la NBA.

El oriundo de Flint (Michigan) hizo oídos sordos, y el resto es historia, un testamento a la importancia de tener la autoestima alta.

“Mi confianza suprema en mí mismo”, señaló como clave. “Siento que soy el mejor jugador cada vez que piso la cancha. Tengo una espina clavada y cuando estoy entre las líneas trato de atacar y ser yo mismo. Me dio resultado”.

Entre jugadores con al menos cuatro partidos en la Liga de Verano de Las Vegas 2017, Kuzma se ubica duodécimo con 18.3 puntos, producto de un sólido 45.2 por ciento en tiros de cancha.

Los elogios de sus compañeros no tardaron en llegar.

“Es activo”, señaló Vander Blue. “Siempre se está moviendo, está metiendo tiros, y jugando duro. Kyle puede correr, y tenemos a Lonzo (Ball) lanzando la bola. Si puedes correr como él, tendrás muchas bandejas”.

La química con Ball ha sido fantástica, y ellos ya han conectado en varios pases de punta a punta de la cancha, con el base haciendo las veces de mariscal de campo y el interno corriendo y recibiendo como el mejor ala abierta.

“Es más rápido que muchos (ala-pivots) y además sabe tirar”, dijo Ball, quien ya suma un par de triples-dobles en parte gracias a la conexión con Kuzma. “En las cortinas él sale a tirar, y cuando está abierto los está metiendo, o llegar al aro. Puede hacer un poquito de todo, y eso lo está ayudando”.

Precisamente es esa característica todoterreno lo que lo ha hecho destacar, llenando planilla tras planilla en sus cuatro partidos.

“Es muy versátil”, agregó Alex Caruso. “Me enamoré de su juego. Hace muchas cosas. Su habilidad de estirar la cancha realmente nos ayuda. Si lo ves, siempre tiene uno o dos pases adelante para bandejas, pega un par de triples, tiene un par de tapas, robos, y luego los rebotes. Está llenando la planilla en muchas maneras que nos están ayudando a ganar, y es realmente impresionante”.

Ante Cleveland Cavaliers el jueves, su caudal fue de 20 puntos, dos rebotes, tres asistencias, dos tapas y un robo. Una noche antes, en su regreso tras un juego de ausencia por calambres, sus numeritos fueron similares: 13 puntos, 12 rebotes, cuatro asistencias, un robo y dos tapas.

Vale la pena recordar que ante Boston Celtics, en el segundo partido, Kuzma explotó con 31 puntos, incluyendo un excelente 5/10 en triples. En sus cuatro juegos, su tiro ha sido otra fortaleza, con un 38.4 por ciento de larga distancia en 26 intentos.

“Mi expectativa era venir, tratar de dominar e imponerme ante cada jugador que enfrente”, confesó. “Siento que tengo que salir a demostrar algo cada noche”.

En defensa tampoco se queda atrás. Ball mencionó que su rapidez relativa a los jugadores de su tamaño le da una clara ventaja, y el entrenador Jud Buechler ve progreso paulatino noche tras noche.

“Ha sido bueno”, dijo. “Está mejorando, es un gran salto de la universidad a la NBA, pero está aprendiendo. Es un sistema nuevo, que la mayoría usa en la NBA, y queremos ver mejoras cada partido, y cada día, y creemos que ha hecho eso”.

El propio Kuzma es un tanto alérgico a los rótulos, y con Draymond Green como espejo apunta a romper los moldes posicionales de antaño.

“No me llamaría un (ala-pivot), me llamaría un jugador de baloncesto”, disparó. “Alguien que puede jugar en múltiples posiciones y defender múltiples posiciones. Creo que lo he mostrado en la Liga de Verano hasta ahora. Si sigo desarrollando mis habilidades defensivas, creo que puedo moverme a (alero) o donde sea”.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on Jul 13, 2017 at 8:54pm PDT

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *