Con Caldwell-Pope, la paciencia pagó dividendos

EL SEGUNDO – La presentación de Kentavious Caldwell-Pope fue el punto de exclamación del mes más importante de la era Magic Johnson-Rob Pelinka.

Tras una mañana agitada, que incluyó el regreso vía autobús del plantel que se coronó la noche anterior en la Liga de Verano de Las Vegas, todos los miembros importantes de la familia Laker se hicieron presentes para darle la bienvenida a su nuevo integrante.

Tímido y de pocas palabras, Caldwell-Pope contó que sus representantes lo prepararon de manera idónea para la agencia libre, y que junto a ellos optó por mudarse a Los Ángeles, ciudad de la que destacó su cultura y buen clima.

Mucho más vocal fue Johnson, quien confesó que KCP era el jugador de los Detroit Pistons favorito de su padre, dándole una razón más entre tantas para sumarlo a la plantilla actual. El Presidente de Operaciones de Baloncesto no escondió su alegría, elogiando tanto el juego del escolta en la cancha como el respeto que genera entre sus colegas a lo largo y ancho de la NBA.

“Necesitábamos un escolta, un escolta especial que pudiera jugar en ambos lados de la cancha”, explicó Johnson. “Y que también tenga un alto coeficiente de baloncesto y que traiga fiereza al equipo y a la cancha”.

Johnson realmente no exageró. Caldwell-Pope encaja de manera excelente junto a Lonzo Ball, no solo por su capacidad para el tiro exterior, sino también por su excelente reputación defensiva, algo que le permitirá al base novato no tener que defender al mejor anotador rival noche tras noche.

“Le va a sacar mucha presión a Lonzo”, dijo minutos más tarde en charla con los reporteros de la prensa escrita.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on Jul 18, 2017 at 2:15pm PDT

Tanto Johnson como Pelinka describieron su llegada como una bendición, con el gerente general incluso haciendo una alusión al libro de Génesis y al momento en el que a los israelitas les cayó pan del cielo en su travesía por el desierto.

Comparaciones religiosas aparte, Johnson hizo hincapié en la gran virtud que les permitió fichar a un jugador que al principio de la agencia libre ni siquiera soñaban con tener.

“Fuimos pacientes, entendiendo que no teníamos que gastar el espacio salarial, pero que si lo íbamos a gastar, asegurarnos que fuera un jugador especial, un jugador que realmente nos pudiera traer algo que ya no teníamos”, dijo Johnson. “KCP es ese jugador”.

Pelinka ahondó un poco más en el tema, apoyándose en su experiencia previa como agente y cómo eso le ayuda a desempeñar mejor su rol actual.

“Algo que la gente probablemente no sepa sobre las prácticas de gerencia es que no solo se trata sobre a lo que le dices que ‘si’, sino que también a lo que le dices que ‘no’”, señaló. “Cuando eres un equipo con espacio salarial como nosotros, hay muchas cosas que se te presentan, y en el momento pueden parecer atractivas, pero debes tener paciencia, y ser deliberado. Debes mantenerte en contacto con la comunidad de agentes en términos de los agentes libres que tienen. Magic y yo estuvimos comprometidos con eso a lo largo del proceso, y nos llevó a la situación perfecta”.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on Jul 18, 2017 at 5:45pm PDT

Los Lakers establecieron su curso al comienzo de la agencia libre y no se desviaron. Desde el principio, Pelinka y Johnson aseguraron que el objetivo principal era preservar espacio salarial para el verano de 2018, por lo que todos sus movimientos – incluyendo el canje que envió a D’Angelo Russell y Timofey Mozgov a Brooklyn – fueron hechos con esa impronta en mente.

Eso puso a los laguneros en una situación extraña, en la que contaban con espacio salarial pero solo estaban dispuestos a ofrecer vínculos de un año. Una serie de movimientos que comenzó con Avery Bradley siendo traspasado a los Pistons acabó con Detroit renunciando a los derechos de Caldwell-Pope, convirtiéndolo en agente libre y allanando el camino a su eventual llegada al sur de California.

La paciencia también fue clave para resistir la tentación de traspasar la selección No. 2 del Draft, algo que Johnson reconoció fue una opción real, ya que múltiples equipos les ofrecieron jugadores de calibre All-Star. Johnson recalcó que su proyecto necesitaba un base con mentalidad pasadora, y por ende no había mejor opción que Ball.

Si se tiene en cuenta el triunfo en la Liga de Verano, la revelación del talento de Kyle Kuzma, y las llegadas de jugadores como KCP y Brook Lopez que encajan con el estilo de juego de Luke Walton, no es difícil concluir que la primera agencia libre del nuevo régimen ha sido más que satisfactoria.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *